.

.

2 de septiembre de 2015

Trocear y picar cebolla

La cebolla forma parte de muchísimos de nuestros platos, es un ingrediente que utilizamos a diario en nuestra cocina.

Depediendo de la receta necesitaremos cortarla de diferente forma, las más utilizadas son en  juliana, troceada o  en brunoise.

Pero cuántas veces no habréis ido a cortar cebolla como los profesionales y se os desmonta toda? Parece tan fácil ver a un cocinero con el cuchillo y con aquella velocidad picando cebolla, además les queda tan bien picadita, verdad? Pues a nosotr@s tambien nos va a quedar así. Ya veréis qué fácil.

Para cortar la cebolla lo primero que tenemos que tener es un buen cuchillo afilado.

Para asegurarnos que la tabla  no se mueva mientras troceamos la cebolla, pondremos un trapo de cocina doblado abajo.

Las puntas de los dedos deben estar bien escondidos y el cuchillo no debe levantarse de la tabla, apuntar y fijar  la punta del cuchillo en la tabla e ir subiendo y bajando la parte más cerca a la empuñadura del cuchillo, veréis que se desliza con suavidad y es más fácil manejarlo.



Trocear cebolla

1: Cortamos la cebolla por la mitad, desde la raíz hacia el tallo.

2: Retiramos la primera capa de cebolla, empezando desde el tallo hacia atrás de la raíz.

3: Pondremos la parte plana tocando la tabla de cortar y haremos cortes  desde la punta hacia la raíz sin llegar al final, la raíz nos servirá para sujetar la cebolla mientras practicamos los cortes.

4: Una vez hemos hecho los cortes a lo largo de la cebolla, la giraremos, desechamos la parte del tallo y empezaremos a trocearla cómo se indica en la foto.


Picar cebolla o cortarla en brunoise.

Si queremos picar finamente la cebolla  o cortarla en brunoise, procederemos como los pasos anteriores hasta el punto número 3.

Una vez que tengamos laminada la cebolla, la sujetaremos la mano y practicaremos de 4 a 5 cortes, depediendo de si la queremos picada o en brunoise, empezando por la base de la cebolla e iremos subiendo hacia arriba.

Luego la giramos y procedemos a picarla cómo se indica en la foto.

Tener en cuenta que una vez picada, la podemos picar todavía más, agrupándola y pasando el cuchillo por encima.

Y ya tenemos la cebolla picada.

Desechamos la raíz.