.

.

19 de febrero de 2013

Piñones


Los piñones son el fruto de la piña procedente del pino piñonero (pinus pinea), un árbol muy resistente a las heladas y a las sequías, solo necesita mucho sol para que el fruto madure.



El pino no se cultiva en plantaciones previas, sino que provienen de las recolecciones de los bosques de pino, así que su fruto esta libre de contaminación química.

El proceso de recolección empieza con la recogida de las piñas durante los meses de noviembre y abril, este proceso se realiza bajo un decreto de ley, cuyo objetivo es garantizar la máxima calidad del piñón. Una vez recogidas se almacenan las piñas hasta la llegada del verano, que es cuando se extrae el piñón, las piñas se extienden en el suelo al sol, durante su exposición las piñas se abrirán de forma natural, dejando caer el piñón, los que han quedado dentro se retirarán con la ayuda de unos molinos.

Parte de los piñones son guardados con cáscara, el modo de envasado varía según la demanda que haya en el momento en el mercado. El resto se somete a la eliminación de su cascara mediante un remojo de 24 horas, para evitar que el piñón se rompa. 

Pasadas las 24 horas, se harán pasar los piñones, por un seleccionador de tamaño, para clasificarlos. Unos cilindros presionan los piñones haciendo que la cáscara se abra suavemente y caiga, así el piñón no se rompe.

Los piñones que no son de color blanco no tienen valor comercial, para separarlos los hacen pasar unas máquinas que trabajan con células fotoeléctricas y colorimétricas que distinguen las diferentes tonalidades separándolos.

Antes de envasarlos pasan por el último proceso de cepillo y se lavan de nuevo, secándolos y envasando el producto.

El piñón se conserva muy bien durante años si esta en el interior de la piña, pero una vez ya ha sido envasado debemos mantenerlo en un lugar oscuro y en botes herméticos, ya que se enrancia fácilmente.

Hay un tándem en la cocina que es un éxito seguro  y esta es la combinación piñones-pasas, especialmente si lo acompañamos con verduras, carnes, sobre todo en aves.

Los piñones debemos tostarlos ligeramente antes de añadirlos en una preparación ya que resaltara su sabor.

Podemos añadirlos en sopas, cremas frías, salsas, mezclarlo con carne picada, acompaña muy bien en ensaladas, en repostería...

Sugerencias de recetas con piñones:

  

Risotto de albahaca Solomillo confitado con naranja, miel y piñones Palitos de calabacín con salsa de piñones

3 comentarios:

  1. Y los nacionales está a precio de oro!!
    Gracias por detallarnos el proceso, que no conocía.
    Bs

    ResponderEliminar
  2. Y mira que están ricos!. Yo los uso bastante en salados como en postres.

    ResponderEliminar
  3. Neus nos enseñas muchas cosa utíles, muchas gracias.

    Petons

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino